Cuando escribimos, plasmamos sobre el papel, de manera inconsciente, mucho más que palabras e ideas. A través del tamaño de la letra, su disposición en el papel, la presión que ejercemos, etc., expresamos toda la complejidad de nuestro ser, con sus luces y sus sombras. La escritura se convierte así en un espejo de nuestra personalidad, que podemos ayudar a descifrar a través de la Grafología.

Impartido por la prof. Eugenia Cortés, diplomada en Grafopsicología por la Sociedad Española de Grafología SOESPGRAF.