El mito del laberinto tiene un gran trasfondo psicológico.  El héroe de este mito tal vez seas tú también. ¿Es que acaso no conviven en nosotros un Teseo y un minotauro, es decir, rasgos nobles y rasgos instintivos? ¿Cómo podemos vencer los pasajes oscuros de los miedos, los desfiladeros internos de las dudas y llegar hasta Ariadna, nuestra alma?