Ésta ha sido una charla interactiva, en la que recordamos que conseguir esa preciada paz interior requiere esfuerzos, y para ello es necesario entrenarse y vivir las enseñanzas que los Maestros nos han ofrecido a lo largo de la historia.

En un primer ejercicio, visualizamos una situación relajante. En el segundo ejercicio rememoramos una experiencia en la que se estremeció nuestra alma. Y el último ejercicio consistió en reconocer los obstáculos que nos impiden entrar en contacto con los cuatro arquetipos de los que nos habla Platón: lo Bello, lo Justo, lo Verdadero y lo Bueno. Estos obstáculos suelen ser, entre otros, el egoísmo, la ira, la soberbia…

Finalizamos visualizándonos, en una situación concreta, utilizando sus antídotos, a saber: la generosidad, la calma y la humildad.

Solamente practicando la calma interior seremos capaces de reproducirla en los momentos de necesidad.

Dori